Cuidado de los pies

Pies perfectos
Pies perfectos. Foto: Archivo.

Los pies son una parte muy importante de nuestro cuerpo y, quizá, una a las que menos atención prestamos. Con la llegada del buen tiempo, los pies necesitan un cuidado especial. No sólo por la parte estética, también es indispensable un cuidado especial en los días de calor para evitar que los malos hábitos deriven en problemas de salud.

  1. Pies siempre secos

El calor y la humedad pueden provocar la aparición de hongos y bacterias, por esta razón es muy importante mantener los pies limpios y secos. Hay que evitar andar descalzos por zonas propensas a acumular humedad (como bordes de la piscina o duchas comunitarias).

  1. Hidrata tu piel

Al llevar zapatos descubiertos, el talón se puede resecar. Antes de que aparezcan las molestas y antiestéticas grietas. Incluye en el cuidado diario una crema hidratante específica para los pies.

  1. Un buen calzado

El uso continuado de chanclas no es muy recomendable, ya que al no sujetar bien el pie, la fuerza para tener más estabilidad recae en los dedos y eso puede provocar la deformidad de las extremidades y la aparición de callos. Cuanto más natural sea el material que está en contacto directo con tu piel, mejor. Evita que sean sintéticos y el calzado estrecho, que impiden la transpiración del pie.

  1. Cuida tus uñas

… No solo por fuera. Ir a un centro de estética para hacerte la pedicura está muy bien, pero si tus uñas tienen algún problema, como hongos o bacterias, solo conseguirás ‘tapar’ la infección y no darle solución. Corta tus uñas siempre cuadradas para que no se claven en la piel y procura hidratar las cutículas. Ten muy en cuenta también la alimentación si quieres unas uñas fuertes. Añade proteínas de alto valor biológico, vitaminas (A, B y C) y minerales (calcio, zinc y yodo) en tu dieta diaria.

  1. Una buena circulación

La higiene postural es muy importante para unos pies sanos. Evita cruzar las piernas durante mucho tiempo. Si por tu trabajo pasas la mayor parte de la jornada sentada, hazte con un reposapies, para elevarlos cuando estés sentado. Otro consejo podría ser mover los dedos encogiéndolos y estirándolos y también moverlos haciendo círculos con los tobillos. (BSH)

0 0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Custom HTML