¿Qué cambios hay en los servicios consulares de Estados Unidos para Cuba?
Mayabeque realizará estudio para detectar fibrosis quística en recién nacidos
Celebrarán las tradicionales Charangas de Bejucal
Conversatorio sobre Vicentina Antuña inicia semana de la cultura en Güines + (Audio)
Reconocen a entidades destacadas en Mayabeque
Museo Municipal de Melena del Sur desarrollará evento sobre patrimonio e identidad (+ Audio)

Se crearon como una respuesta enérgica del pueblo cubano al terrorismo de estado desatado por el gobierno de Estados Unidos, la CIA y el Pentágono contra Cuba.

No hubo un solo acontecimiento histórico después de su nacimiento, en los que no hayan participado de forma sobresaliente, para demostrar su potencial.

Además de movilizar a toda la sociedad en las tareas de defensa de la Revolución y las conquistas del Socialismo, los CDR tuvieron, entre otros objetivos, la participación en la Campaña Nacional de Alfabetización y las vacunaciones contra la poliomielitis y otras enfermedades.

En la actualidad, su participación es decisiva para erradicar vectores transmisores de enfermedades, recoger materias primas, limpiar y embellecer barrios, escuelas y locales sociales.

Además, brindan atención a la niñez, los ancianos, y a los procesos electorales del Poder Popular.

En las movilizaciones populares desarrolladas por el regreso del niño Elián González y por la liberación de Los Cinco Héroes prisioneros en cárceles estadounidenses, han tenido un peso fundamental el trabajo de los cederistas, quienes tienen una noble misión en las donaciones voluntarias de sangre, que ascienden a más de medio millón anuales.

Igualmente, en el Sistema de la Defensa Civil, que evacúa durante el paso de ciclones por la Isla a millones de personas, el CDR es un elemento vital en la salvaguarda de la población. Tras el paso de huracanes, la movilización popular para resarcir rápidamente los daños de esos destructivos fenómenos atmosféricos, deja sentir la enorme fortaleza de los CDR.

El sistema de vigilancia colectiva revolucionaria establecido contra terroristas y delincuentes demostró, como señaló Fidel que cuando el pueblo se organiza, no hay imperialistas ni lacayos de los imperialistas, ni vendidos a los imperialistas ni instrumentos de los imperialistas que puedan moverse.

A ellos les corresponde el honor de haber asumido otras tareas para convertirse en lo que son hoy: la organización más masiva de la sociedad cubana, eje de solidaridad, cooperación y ayuda mutua entre vecinos.

Somos una organización que agrupa a la inmensa mayoría de la población mayor de 14 años que desee trabajar por el beneficio de la comunidad. Estamos estructurados en todo el país, tanto en zonas rurales como urbanas. Los CDR se constituyen partiendo del lugar de residencia, en las ciudades por cuadras o edificios multifamiliares y en el campo a partir de viviendas (caseríos, bateyes).

Existen alrededor de 122 000 CDR en todo el país. Los dirigentes de cuadras, de zonas realizan esta actividad de forma totalmente voluntaria.

Es una organización no gubernamental que se autofinancia mediante la cotización de sus 8 millones de miembros. Todas las personas que ocupan responsabilidades en los CDR son propuestas y elegidas democráticamente por los vecinos del lugar.

La organización más grande del país surge el 28 de septiembre de 1960 y es la célula del barrio que canaliza las necesidades del pueblo, para defender la obra que iniciaba la Revolución, mujeres, hombres, ancianos, estudiantes, trabajadores, campesinos, profesionales, intelectuales, jubilados o amas de casas.

A las tareas iniciales de la vigilancia revolucionaria, se fueron sumando otras de interés popular como la educación, el trabajo voluntario, actividades patrióticas, de salud (vacunaciones, donaciones de sangre, etc.); la recogida de materia prima, la protección del medio ambiente y muchas más.

Fomentar la solicitud humana y el bienestar de la población han sido objetivos priorizados de la organización desde su nacimiento y hemos logrado éxitos.

Se trabaja con todas las personas en el barrio, para mantener la tranquilidad ciudadana, y la protección de los bienes de la comunidad. Para promover las donaciones de sangre, lo que nos permitió lograr una donación de sangre de cada 20 habitantes desde el año 1997, propuesta realizada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), para ser alcanzada en el año 2000.

En el apoyo al Médico de la Familia. Como activista de la salud los CDR juegan un importante papel. En la limpieza y embellecimiento del entorno, la siembra de árboles, el fomento de las áreas de autoabastecimiento, los huertos de plantas medicinales y la acuicultura familiar, la participación en tareas agrícolas priorizadas como zafras azucareras, tabacaleras o de café.

Por la formación ideológica de la población con la realización de barrios- debates sobre diferentes cuestiones que van desde proyectos de leyes y/o modificaciones legislativas hasta la educación sexual, social o infantil y otros temas de intereses nacionales o internacionales, en actividades culturales y deportivas.

En la recogida de materias primas para su reciclaje, que además del beneficio colectivo, educa a los más jóvenes en la importancia de no arrojar desechos en la vía pública, por el contrario colaborar con la higiene. Con los niños en juegos como opción recreativa y en la formación de valores.

En el vínculo familia-comunidad, en las comisiones sociales, en la creación de los museos del barrio, concursos literarios, y otras muchas hermosas renovadoras iniciativas capaces de sorprender por su osadía y frescura.

Compartir / Share

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter