Un nuevo estudio de la Universidad de Yale concluye que el hábito de la lectura mejora la esperanza y la calidad de vida. En esta investigación publicada en la revista Social Science and Medicine se descubrió que existía una relación directa entre las personas con mayor longevidad y aquellas con hábitos de lectura más sólidos.

Tras preguntar a más de 3 mil 500 participantes de más de 50 años sobre sus hábitos de lectura, los datos permitieron dividir a estos lectores en varios grupos: los que no leían nada, los que leían menos de tres horas y media a la semana, y las que lo hacían más de 3 horas y media.

Los resultados de la investigación, que se alargó durante 12 años, demostraron que los dos grupos que leían superaban en dos años más de vida al grupo que no leía nada.

El factor de lectura fue determinante más allá del sexo, el poder adquisitivo, formación académica o el estado de salud. Aun manteniendo un ritmo de vida sedentario, el estudio demuestra que se pueden conseguir mejor calidad de vida con los libros.

No obstante, el dato más importante de la investigación, por encima de la calidad de vida, es que los lectores comparados con aquellos que no leen tienen una ventaja de supervivencia de dos años. (BSH)

Compartir / Share

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter