Es un país situado casi en su totalidad en América del Norte, comprendiendo también un estado en Oceanía. Está conformado por 50 estados y un distrito federal: Washington D.C, capital de país. Con unos 309 millones habitantes es el tercer país más poblado del mundo, aunque se halla bastante lejos de los dos primeros, China y la India.

Reconocido como el imperio de esta época, es la nación más poderosa de todos los tiempos. Surgida como nación independiente en 1776, ha alcanzado un notable desarrollo económico, científico y militar.

Se ha caracterizado históricamente por despojar por la fuerza a otras naciones y países de territorios y recursos naturales para ponerlos al servicio de sus empresas y monopolios. Con apenas el 4% de la población mundial, consume el 25% de la energía que se produce en el planeta, y a pesar de su riqueza más de un tercio de su población no tiene asegurada la atención médica.

El nombre Estados Unidos de América fue propuesto por Thomas Paine y se usó oficialmente por primera vez en la Declaración de Independencia, adoptada el 4 de julio de 1776. Se suele decir de forma abreviada Estados Unidos. En ocasiones se le llama incorrectamente Estados Unidos de Norteamérica, derivando en una confusión en su gentilicio.

En español, no es aceptable el empleo de Norteamérica como forma abreviada del nombre de este país, ya que hay otras naciones que comparten el subcontinente norteamericano. De modo análogo, tampoco debe emplearse América para referirse en exclusiva a los Estados Unidos, aun cuando sea una costumbre muy extendida entre los anglohablantes emplear el nombre del continente como forma abreviada del nombre de la nación.

Al escribir, se suele utilizar la abreviatura EE. UU. (obligatoriamente con espacio intermedio y puntos por ser una abreviatura y no una sigla) y, en menor medida, la sigla EUA. En español es totalmente incorrecto, aunque frecuente, el uso de la sigla inglesa USA.

En tiempos en los que España era una potencia colonial, se llamaba americano a todo aquél que hubiera nacido en alguna parte de sus dominios en América, en el Reino Unido, un siglo después del descubrimiento, se llamaba americans a los colonos que vivieran en las porciones de Norteamérica que este otro reino iba ocupando, y que incluía el territorio anexado llamado Nova Francia.

La influencia de los Estados Unidos en Europa y en el mundo ha contribuido prácticamente a monopolizar el gentilicio para sí. El uso de "american" (en español americano) está hoy muy difundido en los países de habla inglesa y en otros idiomas por influencia de ésta, aunque en el idioma español la denominación más común sigue siendo la de estadounidenses.

Se debe tomar en cuenta que el término "americano" no es exclusivo de las personas que viven en Estados Unidos, americano es todo aquel que viva en América, tomando en cuenta que América es un continente.

Gobierno y Política

Estados Unidos es una república constitucional, presidencial y federal. Su gobierno tiene unos poderes limitados enumerados en la Constitución de los Estados Unidos pero el presidente tiene un maletín nuclear con el que se puede desatar la destrucción del mundo. Su forma de gobierno es conocida como "democracia presidencialista" porque hay un presidente. La elección del presidente es indirecta a través de compromisarios y en ellas juegan un papel decisivo las corporaciones que aportan los millonarios fondos para la publicidad electoral.

Sistema electoral

Los poderes del presidente alcanzan no sólo la jefatura del Estado, sino también el poder ejecutivo y la capacidad de veto de algunas decisiones del poder legislativo. Hay tres niveles del gobierno: el nivel federal, el nivel estatal, y el nivel local. Los líderes de estas administraciones territoriales son elegidos por votantes por sufragio universal o designados por otros oficiales elegidos.

Todos los estadounidenses tienen derecho al voto a partir de los 18 años pero existen límites en el derecho de voto para quienes están en prisión por cometer crímenes que lleven aparejada como pena accesoria la restricción del voto; en algunos estados la legislación penal y penitenciaria restringe el derecho de voto aún a pesar de haber cumplido la condena y los residentes de las dependencias y del distrito federal están representados sólo con un delegado al Congreso que no vota. Para ejercer el derecho a voto hay que inscribirse en un registro de votantes.

El país está integrado por 50 estados autónomos en su régimen interno. Los principales partidos políticos son el Partido Republicano y el Partido Demócrata, que dominan la escena política por lo que algunos consideran el sistema de este país como una democracia bipartidista pero autores como Michael Moore hablan de que existe un solo partido: el de los ricos. Otros partidos de menor importancia son el Partido Verde, el Partido de la Constitución y el Partido Libertario pero su papel es simbólico pues no poseen los recursos económicos para una campaña nacional, prácticamente no tienen representatividad en virtud de que el partido Demócrata y el Republicano tienen más del 95% de la representación territorial.

El sistema electoral norteamericano, a pesar de su carácter medular en el sistema político de ese país, presenta una serie de contradicciones cada vez más pronunciadas en la medida en que la nación se ha expandido, tanto en términos territoriales como en cuanto a la definición de intereses imperialistas regionales y globales.

La participación de los ciudadanos en los procesos electorales, ya sea como electores o como candidatos, presenta serios impedimentos, que hacen que la práctica se aleje cada vez más de lo que puede considerarse paradigmático en el ejercicio de la democracia.

Se ponen muchos impedimentos para que los electores voten ya que las elecciones se realizan en un día laborable y hay que trasladarse a dónde funcione el colegio electoral que corresponda, como el voto no es obligatorio y la responsabilidad de votar recae totalmente sobre el ciudadano, muchas personas no votan.

Para mostrar la poca participación del pueblo en las elecciones locales basta decir que en 1999, el Alcalde de la ciudad de Dallas resultó electo con el voto del 5% de los electores inscriptos, y el de San Antonio, con el 7,5%. Respecto a las elecciones presidenciales ya sabemos que los Presidentes son electos con poco más del 20%, y en ocasiones, como en el año 2000, designados en lugar de electos.

Compartir / Share

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter