Imprimir

Con una frase de alago esperaba Cepero, cada mañana, a la periodista de Radio Mayabeque, en su localidad, para desearle un buen día. Nueve décadas de vida sostenidas por un gastado bastón  para asegurar el paso en ese paseo matutino que propiciaba el encuentro.  

Compartir / Share

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter
Categoría: Crónicas, reportajes y entrevistas
Visitas: 140