Imprimir

Esperanza nunca lo soñó, la realidad de nacer negra y pobre,  y el cansancio del trabajo siendo apenas una niña no dejaba fuerzas para eso. Huérfana, con seis hermanos, un padre demasiado molesto con la vida y una Cuba echa al vicio y la discriminación la privaron de los sueños  y la alegría de la infancia, lo que conoció temprano fue la humillación por lo oscuro de su piel, además el tener que servir en casas de blancos donde algunos la hacían sentir mal. 

Compartir / Share

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter
Categoría: Crónicas, reportajes y entrevistas
Visitas: 200