Crónicas, reportajes y entrevistas

Cuentan que desde bien temprano antes de la salida del sol el pueblo colmó la carretera, pocas veces hubo tanta ansiedad en los rostros, tanta esperanza en la mirada. Por fin héroes de carne y hueso con barbas y fusiles eufóricos  y con la victoria en cada consigna pasaban en caravana, la caravana de la libertad.

El alborozo, la estridencia de las carcajadas infantiles anunciaban a gritos que era una fiesta de niños. La celebración lo justificaba. El proyecto Las Primeras Manos está de cumpleaños en estos días mágicos de diciembre.

Por estos días, muchas son las emociones que vivimos quienes tenemos el privilegio de reseñar el sentir de un pueblo por su líder. Expresiones de compromiso, la nostalgia por la ausencia, el creerlo eterno, el ejemplo, su legado, la historia.

La noticia aún estaba fresca. Era sábado en la mañana y en la soledad de las calles de Quivicán se notaba el ambiente tenso. Las personas no decidieron salir, muchas para encerrarse en el dolor, otras marcharon a trabajar, y un grupo empezó con los honores.

Este amanecer fue diferente, los vientos fuertes y la pertinaz llovizna del último frente frío que llegó a la Isla ya es historia, claro, hasta el próximo que debe arribar el fin de semana.

Cada octubre cuando el almanaque va culminando sus días, toda Cuba se llena de flores en el mar, es la manera de expresar el amor de un pueblo entero por uno de sus más grandes Héroes Camilo Cienfuegos Gorriarán.