Mayabeque, Cuba_ Emilia de Córdoba y Rubio fue la primera mujer mambisa, figura insigne del municipio mayabequense de San Nicolás.

Esta fémina caracterizada por un innegable humanismo, valentía, desprendimiento y coraje tuvo el privilegio de nacer en 1853, el año en que nació el más universal de los cubanos y como él se dedicó en cuerpo y alma a luchar por un futuro mejor para su mancillada patria.

Fue partícipe en el proceso revolucionario cubano desde 1868 hasta las primeras décadas de la Republica Neocolonial, se opuso abiertamente a la cruel explotación del hombre por el hombre enfrentándose con acciones al sanguinario General Español Valeriano Weyler, socorrió a los prisioneros llevándoles medicinas, alimentos y ropas repartiendo sonrisas y estimulando la fe de hombres como Alfredo Zayas Alfonso y al Doctor José A. González Lanusa.

Emilia de Córdoba estuvo en la preparación de la guerra necesaria en Cuba, al lado de los patriotas de la isla, disponiendo el histórico levantamiento de Ibarra en Matanzas  para dar inicio a la guerra del 24 de febrero de 1895.

Asimismo colaboró con el Generalísimo Máximo Gómez y su ejército en el central Narcisa, hecho que aparece reflejado en el Diario de Campaña del Heroico General Dominicano.

Hoy, en San Nicolás, varios sitios llevan su nombre, entre ellos el Policlínico Comunitario, en honor a esa grandiosa mujer benefactora de los negros, los pobres, las féminas sin derechos, de la amiga y la hermana de los presos y colaboradora del Partido Revolucionario Cubano que fundó Martí para edificar una República con todos y para el bien de todos.

Compartir / Share

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter