Cuenta Luís González Oliva, miembro de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana (ACRC), en Mayabeque, que la caída del primer avión de los mercenarios en Playa Girón, fue su primer impacto para sentirse más consagrado con la Patria.

Precisó que al ver el humo negro de aquella nave desplazándose por el aire lo único que pudo hacer fue gritarle a su compañero: ¡MONTELONGO, LO HICISTE BASURA! Precisó González Oliva que fue histórico para él, además de ver al Comandante en Jefe Fidel Castro en pie de lucha con estrategias y tácticas en el terreno.

Luís aclaró, que sintió al líder cubano como compañero de escuadra o de combate y fue otro gran impulso para recordar el derribo de ese primer avión y acabar con todos los que invadieran el área que él defendía a toda costa.

González Oliva es un destacado internacionalista, de Mayabeque que sintió la pérdida de muchos compañeros en Girón y vio sangre derramada de inocentes, niños, mujeres y ancianos mientras le curaban, porque fue herido en la cara por fragmento de mortero y eso no le impidió avanzar junto a su tropa frente al enemigo.

Cuenta este mayabequense, con gran satisfacción, que aprendió en esa lucha contra los mercenarios que Fidel era Fidel y lo sistematizó en las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) hasta su jubilación.

Natural de Melena del Sur, fue uno de los que aprendieron a monitorear a los mercenarios y llevó su estirpe a varias batallas fuera de Cuba, y precisó que cada día se siente más combatiente de la Revolución desde que la integró como fundador.

Compartir / Share

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter