Imprimir
 Río Mayabeque. Foto: Juventud Rebelde

En el decursar de los años cada individuo se ha preguntado qué los hace diferentes del resto, qué queda  en ellos de sus antepasados o si realmente percibe cada espacio con el que interactúa.

Este fenómeno que muchas veces es inexplicable, forma parte de la vida cotidiana y tiende a ser tan simple como complejo, es la identidad, proceso a través del cual las personas descubren su idiosincrasia, conocen cada rasgo, característica o categoría a la que se afilian, permeado por las relaciones sociales que establecen con el medio.

En Cuba Carolina de la Torre, especialista en el tema, da una explicación fehaciente que permite a los investigadores sociales ganar en claridad y comprender los elementos más importantes que deben abordarse. Hace énfasis en la subjetividad, percepciones, construcciones mentales, autoimagen, heteroimagen, reflejados en la realidad actual.

Es así que la provincia de Mayabeque no está exenta de ello, lo que resulta un cuestionamiento para muchos que conocen el tema. Si de identidad se trata son varias las inquietudes en las que podemos ahondar,  atendiendo esta  perspectiva  teórica.

Como ciudadanos, percibimos disímiles componentes que forman parte de nuestras raíces históricas. La música campesina, el danzón, los platos típicos, la caña de azúcar, el Río Mayabeque, el monumento nacional La Alejandría, la religiosidad, la presencia de la figura de Tata Güines, las festividades en conmemoración a la Santa Bárbara, la filial de la Asociación Yoruba en San Nicolás, constituyen elementos que sobresalen en la provincia por su trascendencia cultural.

Los cientistas sociales tienen la tarea de enfatizar en nuevas líneas temáticas donde sobresalgan las características y elementos identitarios que definen a los mayabequenses y los convierten en diferentes, paradigmáticos con respecto a otros territorios.

Compartir / Share

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter
Categoría: Identidad y tradiciones
Visitas: 184