La Barreta es un instrumento que utilizan en la agricultura y en otras labores como la construcción, pero en Madruga, municipio de Mayabeque, además da nombre a una leyenda popular.

Cuentan los de más edad que en lo intrincado del monte, en el Valle de Cayajabos, un campesino encontró una barreta junto a un árbol y la llevó a su hogar. A partir de entonces el hombre comenzó vivir sucesos y fenómenos fuera de lo común.

Apariciones, ruidos extraños, voces que lo atormentaban de día y de noche y que solo dejaron de suceder cuando el utensilio desapareció de la vivienda, como por arte de magia para volver al monte.

Refiere la leyenda, transmitida de generación en generación, que otros campesinos de la zona que encontraron y tomaron la barreta también padecieron y sufrieron hechos paranormales.

La noticia se expandió y ya nadie más quiso agarrar la barreta cuando por azar aparecía en el camino de algún campesino.

Un día un joven desafió los peligros y la tomó con decisión, la exhibía con orgullo frente a todos y aseguraba que podría vencerla.

Al pasar de los días el muchacho enloqueció y deambulaba de casa en casa hablando solo del mítico instrumento.

Aseguran los ancianos que la barreta desapareció aunque sigue ahí en algún rincón del Valle, que incluso en las noches sienten su ruido al dar en la tierra, pero que nunca más alguien se atrevió a cogerla.

Compartir / Share

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter