Especiales

Esperanza nunca lo soñó, la realidad de nacer negra y pobre,  y el cansancio del trabajo siendo apenas una niña no dejaba fuerzas para eso. Huérfana, con seis hermanos, un padre demasiado molesto con la vida y una Cuba echa al vicio y la discriminación la privaron de los sueños  y la alegría de la infancia, lo que conoció temprano fue la humillación por lo oscuro de su piel, además el tener que servir en casas de blancos donde algunos la hacían sentir mal. 

La historia que hoy comparto con usted es la de un campesino de Jaruco al que la vida le jugó una mala pasada y nunca pensó vivir para contarla, él se llama Idael González Barceló y es una persona sencilla, ahora nos cuenta: 

Nivaldo Hernández Esquivel, vecino del Comités de Defensa de la Revolución (CDR) número 13 Ignacio Agramonte, ubicado en Güines, se destaca por su accionar en las tareas cederistas. A  sus 75 años es incansable, entre sus prioridades está mantener su barrio limpio y cumplir con todas las tareas de la organización de masas más grande del país.  

Para un bardo se escribió hace muchísimo tiempo en la hora de partir: “Los poetas apuestan y también pierden”. Para el heraldo pudiera ser exactamente lo mismo, pero le sostiene el verbo encendido del Apóstol. Quizás por eso este Presidente de la UPEC no parece ni caído ni vencido por el peso de la desventura.  

Su nombre Antonio Moltó Martorell, un hombre capaz de convencer con palabras sabias, de exigir  de forma inteligente y didáctica, periodista de raíz profunda, de grandes momentos siempre al lado de la patria. Fue la radio su medio de comunicación preferido  y a ella dedicó gran parte de su vida.

En medio de un paraje que deja ver mucho más que el valle que se divisa desde lo más alto del poblado de Madruga, en Mayabeque, la sencillez de mujer y su quehacer la distinguen  como ganadera.