Imprimir

Mayabeque, Cuba__ El pintor cubano Rogelio Fundora creó un cuadro con la imagen del expresidente estadounidense Barack Obama (2009-2017), luciendo una guayabera y un sombrero de yarey, obra que llegó a manos del exmandatario.

"Siempre pensé que las cosas para Cuba podían cambiar durante su presidencia,  es un hombre distinto y lleva sangre negra en sus venas, esas cosas me impulsaron a pintarlo como lo imaginaba", dijo el artista, conocido como El guajiro que pinta.

Según cuenta, la idea de pintar al exmandatario estadounidense surgió mientras trabajaba en la serie Guajiros de mi tierra, un conjunto de retratos de importantes figuras cubanas e internacionales, donde todas tenían en común un sombrero de yarey, típico del campesinado de la Isla. A la pieza la tituló El hermano Obama.

"Es difícil de explicar, pero ese cuadro lo pinté meses antes de que se anunciara la visita de Obama a Cuba (en marzo de 2016) y nadie imaginaba que alguna vez un presidente de Estados Unidos (EEUU) pudiera visitar La Habana, no sabía cómo, pero siempre tuve la intuición que alguna vez se lo haría llegar", añadió.

En diciembre de 2014 y de manera simultánea, los presidentes de Cuba y EEUU, en ese momento Raúl Castro y Barack Obama, respectivamente, anunciaron el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre ambas naciones.

Fundora asegura que pintó A Obama por sus acciones de simpatía con Cuba, y así fue como lo imaginó: “cerca de la tierra que trabajamos, vistiendo nuestras ropas, usando nuestros sombreros para protegerse del sol, y a la sombra de nuestros símbolos patrios".

Cuenta que durante la histórica visita presidencial pensó en hacerle llegar la pieza como un obsequio, pero no fue hasta muchos meses después, casi al término del mandato de Obama (enero 2017), que se animó a enviar el cuadro a Washington.

Lo que sorprendió al pintor cubano fue que meses después le llegó a su casa en el poblado de Madruga, un sobre timbrado con el sello presidencial de EEUU, con una foto donde aparece Obama riendo y con un sombrero en la cabeza, y sujetando el cuadro salido de sus manos.

"Esa fue mi mejor retribución, ver a Obama sonriendo con mi cuadro en sus manos en la Oficina Oval de la Casa Blanca", comentó el artista.

Agregó que esa sonrisa y el gesto de enviarle la foto fue para él su gentil aceptación del regalo".

Compartir / Share

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter
Categoría: Culturales
Visitas: 162