Mayabeque, Cuba__ Con la inauguración de la Casa de la Décima de Mayabeque,  el verso improvisado revive para homenajear al cucalambé, a Chanchito Pereira, Francisco Riverón, Justo Vega y el Indio Naborí, entre otros poetas que enaltecen el punto cubano. 

Este centro cultural convertido en palacio del repentismo constituye un espacio para promover la espinela y otras manifestaciones artísticas.

Según Lázaro Palenzuela, su director, la Casa de la Décima trata de aglutinar a todos los niños que asisten a los talleres especializados. “La música campesina se puede fusionar con todas las manifestaciones artísticas, aquí tendremos  espacio para el humor, el bolero, la trova, la música mexicana y la rumba”,  agregó.

Alba Acosta, hija de Naborí, destacó la trascendencia de este lugar y se confesó emocionada al ver el desarrollo de los niños y escuchar a los poetas, ya que es esa la raíz de lo que fue Jesús Orta Ruiz, “son sus sueños hechos realidad”, resaltó.

Orlando La Guardia, Luis Paz, Héctor Gutiérrez y Aramis Padilla protagonizaron un  duelo poético. Los integrantes de los talleres de repentismo infantil de la provincia y los pequeños del proyecto Las Primeras Manos interpretaron un guateque campesino.

Presenciaron la apertura personalidades de la cultura vinculadas a la promoción de las más genuinas tradiciones cubanas.

Compartir / Share

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter