Mayabeque, Cuba - El año 2018 (casi) expira y por doquier se filtran las informaciones más impactantes en el cierre de año. Entonces, como Cuba no es la excepción, les brindo la mía: el pasado jueves, el peso pluma Osvel David Caballero devino primer monarca del boxeo en la más joven provincia del país.

Lo logró al firmar el título de la edición 57 del Torneo Nacional Playa Girón, disputado en la sala Rafael Fortún, de Camagüey, publica en Cubahora José Luis López Sado.

En ese certamen, Osvel, el joven oriendo de Batabanó, ganó sus cuatro combates, incluido el de la disputa por la corona ante el fogoso zurdo santiaguero Frank Zaldívar, por votación de 4-1. Cuando el árbitro le levantó los brazos, él hizo varios gestos al público, e “imitaba” el número uno con su dedo índice en alto. No sé si fue como indicación de que ya era el primero de la isla en el peso, o el primer mayabequense en salir airoso. Pero según comentó a Cubahora, pienso que era una fusión de ambas alegrías.

“Al Playa Girón vine con el objetivo de mostrarles a mis entrenadores que no erraron al incluirme en el equipo de los Domadores que ganó la pasada VIII Serie Mundial de Boxeo frente al equipo de Kazajstán, tras la deserción del bicampeón olímpico Robeisy Ramírez, además de buscar ese primer cetro nacional para mi provincia”, expresó al culminar el combare contra Zaldívar”.

Osvel piensa que, en la pasada final del Playa Girón, disputado en Sancti Spíritus, lo despojaron de un triunfo ante Robeysi. Y a mí me parece lo mismo.

“Estaba deseoso de buscar una revancha que finalmente no se dio. Pero como siempre pensé que me tocaría Robeysi, me pasé todo el año entrenando muy fuerte y eso me sirvió para ganar mi combate contra los rusos y salir airoso aquí, en el Playa Girón. Me he sacrificado mucho en mi carrera deportiva y ya recojo los frutos”, explicó a Cubahora.

”Yo siempre me concentro en un objetivo o meta a seguir, y para ello, me trazo la estrategia más conveniente. Soy muy disciplinado con las decisiones de los entrenadores y eso ha sido factor importante en estos dos últimos triunfos”, aseveró Osvel.

“Me preparé muy bien para este torneo Playa Girón, conocedor de que, si la pelea final del pasado año contra un bicampeón olímpico fue muy controvertida y la pude haber ganado, ahora ninguno de mis actuales rivales me podía vencer, aunque sienta el mayor respeto por todos”, explicó.

Pero el próximo año se le complican bien las cosas a Osvel. Como se conoce, la AIBA redujo a ocho su anterior formato competitivo de 10 divisiones. Y él, que peleará en los 57 kilogramos, deberá recibir una “visita de pocos amigos”: la del medallista mundial y olímpico de los 60 kilogramos, Lázaro Álvarez, un púgil de mayor ABC boxístico y elevada experiencia competitiva.

“Todos en mi división son excelentes boxeadores, y si el colectivo técnico decide bajar de peso a Lázaro, yo seguiré haciendo mi trabajo para marcar mi diferencia en los enfrentamientos contra quien sea. Tendré que entrenar mucho más para poder combatir contra un experimentado púgil que es tres veces campeón mundial. Él se merece mi respeto, pero eso no quiere decir que ya ganó. Tendrá que preparase bien, porque él sabe que yo estoy fuerte y voy a seguir adelante en busca de metas mayores”, concluyó Osvel.

 

Compartir / Share

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter