Mayabeque, Cuba__ Felicito Fernández Domínguez es uno de los más experimentados cultivadores de berro en Cuba. El 19  de mayo de 1991 el guajiro merodeaba el batey de la Cooperativa Manuel Ascunce, entidad que dirigió por más de 30 años. 

El 18 de mayo de 1991, Felicito recibió el abrazo más esperado de su vida y en la cooperativa le explicó a Fidel sus planes de ampliar el sembrado de berro. De ese encuentro  surgió la única  Cooperativa de Producción Agropecuaria dedicada al cultivo del berro en la Isla.

“Fidel nos dio los recursos, los camiones, los mercados y nosotros hicimos el trabajo, cosa que aún se mantiene”, explicó Felicito.

Este avezado productor de berro de Batabanó siempre fue Félix hasta que el  líder de la Revolución Cubana descubrió que su verdadero nombre era Felicito Fernández Domínguez. “El día más grande de mi vida fue cuando conocí a Fidel y él habló conmigo”, confiesa.

Compartir / Share

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter