No fue casualidad ni coincidencia que dos grandes personalidades nacieran el 14 de junio, pero en siglos diferentes: Antonio Maceo y Ernesto Guevara, pues ambos están unidos en espíritu y grandeza revolucionaria.

Cuba vio nacer en 1845 a uno de sus hijos más grandes: el Titán de Bronce. Un bravo mambí, que parecía inmune a las balas, porque su ímpetu era más fuerte.

Hombres como Maceo habían pocos en la manigua, su estirpe y valentía eran insuperables; siempre se ganó el respeto y admiración de todos.

Mariana Grajales fomentó esos valores en sus hijos, a ella debemos su grandeza humana, amor a la patria e intransigencia.

Fidel en una ocasión expresó: “Maceo, hombre de origen muy humilde y además negro —en una época en que los prejuicios raciales eran muy fuertes en nuestro país—, por sus virtudes, por su ejemplar conducta, por sus méritos, por su valor, por su capacidad, en esas difíciles condiciones de su origen, y en las circunstancias de nuestra sociedad en aquella época, comenzó a destacarse, comenzó a brillar. (…) Pero ese ejemplo de Maceo, esa conducta intachable en todos los aspectos, se convirtió en una doctrina, en una verdadera escuela para los combatientes orientales”.

Ochenta y tres años más tarde nació en Rosario, Argentina, quien se convertiría en uno de los íconos de la lucha revolucionaria en el continente americano: el eterno Ernesto Guevara de La Serna.

Fue el Che un intelectual de gran valía y un excelente médico, pero más que nada, fue un bravo guerrillero que vino al mundo para traer luz a la América toda.

Sobre el Guerrillero Heroico muchos han escrito, pero Fidel bien supo caracterizar su esencia en aquella velada solemne en la Plaza de la Revolución, el 18 de octubre de 1967 cuando afirmó:  

“Che reunía, en su extraordinaria personalidad, virtudes que rara vez aparecen juntas. El descolló como hombre de acción insuperable, pero Che no solo era un hombre de acción insuperable: Che era un hombre de pensamiento profundo, de inteligencia visionaria, un hombre de profunda cultura. Es decir que reunía en su persona al hombre de ideas y al hombre de acción.”

Este 14 de junio será una fecha de recuerdos, el legado de estos héroes significa más que un pretexto para honrar sus memorias, un hecho para ser protagonistas de nuestro tiempo tal y como ellos fueron.

Compartir / Share

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter