Cuba_ El Día de los Derechos Humanos se celebra todos los años el 10 de diciembre, fecha en que se conmemora la aprobación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en mil 948, por la Asamblea General de las Naciones Unidas. 

Ante este acontecimiento vienen a mi mente los millones de niños y niñas que desandan las calles, y otros sometidos al trabajo forzado, a la prostitución infantil, para garantizar el sustento familiar.

El analfabetismo y la falta de atención médica son otros flagelos que signan la realidad de los pueblos más pobres del mundo. Gracias al espíritu justiciero que siempre acompañó a Fidel, hoy, en muchas naciones los más desposeídos vieron la luz del saber con programas educacionales. Los maestros cubanos fueron protagonistas de esa hazaña.

Y qué decir de aquellos profesionales y técnicos del sector de la salud que desafiaron los caminos de difícil acceso para proporcionarle un servicio vital a quienes no tenían derecho a esos privilegios. Gracias a ellos, muchos conocieron los colores de un horizonte totalmente diferente.

Por estas y por varias razones para hablar de derechos humanos es imprescindible mencionar a Cuba, un país que materializó los proyectos sociales a los que aspiró su líder, Fidel Castro Ruz, en el alegato de autodefensa La Historia Me Absolverá, presentado en el juicio en su contra, el 16 de octubre de MIL 953, como autor de los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, en Santiago de Cuba y Bayamo, respectivamente.

Su obra hoy se traduce en escuelas, hospitales, centros de investigaciones científicas, en las condiciones de vida del campesinado cubano, en los programas para ponderar la presencia de la mujer en los diferentes ámbitos de la sociedad.
Corresponde a todos los cubanos defender y promover esos logros que hoy son banderas ante el mundo.

Compartir / Share

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter