La huella de Fidel en Mayabeque

“La ciencia y las producciones de la ciencia deben ocupar algún día el primer lugar de la economía nacional, tenemos que desarrollar las producciones de la inteligencia”, concluyó Fidel Castro. La ciencia vive con él y está entre sus múltiples pasiones. Potenciar el progreso animal fue una idea que le obsesionó desde la alborada de enero.

Nunca su Parque Central concentró tanta emoción, el motivo lo exigía, Fidel vino a coronar una proeza, que orgullo para Güines, quedaría inscripto en la historia de las zafras azucareras cubanas.

Un comandante eterno sigue guiando los caminos de la patria. Un hombre que es ejemplo para los revolucionarios del mundo. Un hombre de talla universal. Fidel Castro Ruz un gigante de estos tiempos.

Los habitantes del Rubio, ven en Alina Ríos Sánchez, a la agradable bodeguera que les despacha sus víveres, pero lo que no todos conocen es que Alina interactuó, de manera directa, con el líder histórico de la Revolución cubana, en una de sus tantas visitas a la comunidad.

Porque hemos sido con él, un país tan diferente, lo sigue amando la gente, felicidades Fidel.

El bejucaleño Nivaldo Izquierdo Díaz, fue delegado al Primer Congreso del Partido Comunista de Cuba, donde tuvo el privilegio de conocer y conversar con el Comandante en Jefe, Fidel.