Con una visión puesta en el futuro y una proyección a largo plazo, Mayabeque cumple hoy ocho años de fundada.

Con mención especial a la unión entre sus 11 municipios y con una mayor comunicación,  para de esa forma dar un impulso a la nueva provincia en pos de lograr un desarrollo integral en sus diferentes ramas.

El territorio revitaliza sus servicios y productos con un amplio programa de remodelaciones para satisfacer las necesidades de la población, al tiempo que le otorga nuevos aires a sus calles, parques y establecimientos, una nueva vida en una joven provincia, un toque de frescor y progreso,  por y para su pueblo.

Las inversiones, reparaciones y mantenimientos constructivos llevados a cabo en el sistema institucional de la región permitieron la apertura de centros culturales con un consecuente impacto en la población.

El esfuerzo de dirigentes, trabajadores y pueblo en general  influye en las importantes transformaciones que permiten, mejorar la calidad de vida  de los mayabequenses. Cambios y madurez dignos de reconocer.

Desde su conformación el territorio lucha por consolidarse e incluirse en la avanzada del país, ya lo hace con el polo científico, al contar con instituciones creadas por el líder eterno de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, que prestigian los éxitos de la nación en la rama agropecuaria fuera de fronteras.

Todos los estudios realizados en el Centro Nacional de Sanidad Agropecuaria (CENSA), en los Institutos de Ciencias Agrícolas (INCA) y Animales se ponen en práctica en unidades productoras de toda Cuba y los logros son evidentes.

El potencial agrícola de la región se favorece con el aporte de los laboratorios de estos centros científicos, abanderados en el país por sus resultados en los diferentes campañas de cultivos, donde la región es una de las más destacadas a nivel nacional.

Entre las características que definen a nuestra zona están el río que le da nombre a la demarcación, la histórica finca Santa Elena, las ruinas del Ingenio La Alejandría, el monumento dedicado a la alfabetización, el Arco del Triunfo de Quivicán e inclusive el mollete melenero, tan gustado por los visitantes que llegan al lugar.

Toda una historia recogida en una analogía característica de este joven territorio que,  a pesar de cumplir solo ocho años de fundada,   da pasos gigantes en aras de obtener mayores resultados. (IVP)

Compartir / Share

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter