Ernesto Che Guevara

Aleida Guevara tenía solo siete años cuando murió su padre. Era apenas una niña cuando escuchó de su madre aquellas letras en las que el Che se despedía de sus hijos con un triste “si alguna vez tienen que leer esta carta, será porque yo no esté entre ustedes”, y aunque son muy pocos los recuerdos que guarda en su memoria, los escritos, las historias ajenas y los relatos de su madre, la han ayudado a reconstruir al Ernesto Che Guevara padre, al hombre capaz de combinar en su justa dimensión la ternura familiar con sus responsabilidades como revolucionario.

Desde joven Ernesto Che Guevara se caracterizaba por ser un hombre muy sincero. En Perú el Ché y sus compañeros habían recibido el apoyo del doctor Hugo Pesce, que incluso los incitó a comer en su casa.

Mayabeque, Cuba: El ocho de otro es y seguirá siendo un día muy especial para los cubanos. En esa fecha de 1967 fue asesinado en  en Bolivia Ernesto Che Guevara, pero su pensamiento y ejemplo poseen total vigencia.

Sus enemigos querían expulsarlo del planeta tierra y lo convirtieron en símbolo, en  personalidad universal, en ejemplo.

Hoy el Che es símbolo de lucha para muchos pueblos y su figura guía las batallas de los pueblos oprimidos en el planeta.

En el testimonio numeroso sobre aquellas horas difíciles del Comandante Ernesto Guevara, herido y prisionero en la humilde escuelita de La Higuera en Bolivia, resulta recurrente su diálogo con un joven soldado que parece tratarlo con admirable respeto.

Ernesto Che Guevara, universalmente conocido como el Che Guevara, es un hombre de todos los tiempos, al que le correspondió actuar en un escenario histórico signado por una época de revolución.