Ernesto Che Guevara

Su esencia humanista constituye fuente de inspiración para más de una generación. Aunque la necesidad de contribuir a la liberación de otros países habló más fuerte, siempre llevó con su  mochila de campaña su profesión. El Che dedicó gran parte de su  tiempo a la lucha de guerrilla, pero un día su corazón quedó dividido al aparecer el verdadero amor. Aleida Guevara  confiesa momentos inolvidables junto a su padre, ese hombre excepcional que dejó su huella en la historia de Latinoamérica. 

La Revolución Cubana marcó el inicio de una nueva etapa de lucha para los pueblos de América. Ernesto Guevara mostró a los oprimidos el camino a seguir para reclamar sus derechos. 

El Che se hizo médico entre ataques de asma y marchas guerrilleras, de hombre lo graduó la vida. Del acto de dar y recibir amor también nutrió su hidalguía. Las urgencias revolucionarias no impidieron que amara profundamente su hija y a su esposa Aleida March.

Cubanos de varias generaciones rememoraron la víspera los 60 años del ataque rebelde al cuartel de la tiranía batistiana en la localidad oriental de Bueycito, Granma, la primera acción armada dirigida por Ernesto Che Guevara luego de ser ascendido a Comandante, según orden del máximo líder Fidel Castro.

Una exposición fotográfica dedicada al Guerrillero Heroico y sus compañeros de combate en Bolivia ponderan el cine teatro lajero de Mayabeque.

El ejemplo imperecedero del Comandante Guerrillero Ernesto Guevara de la Serna es fuente de inspiración para Manuel García, trabajador de la Empresa Agropecuaria de Nueva Paz por más de dos décadas.