Aprueban informe sobre Política de Cuadros del Partido, la Unión de Jóvenes Comunistas, las organizaciones de masas, el Estado y el Gobierno

Aprueban informe sobre Política de Cuadros del Partido, la Unión de Jóvenes Comunistas, las organizaciones de masas, el Estado y el Gobierno. Foto: Granma.

Cuba: Como «profundo, crítico, comprometido, responsable y aportador» catalogó este domingo, durante la sesión plenaria del Octavo Congreso del Partido Comunista de Cuba, el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, el debate que se produjo durante dos días en la Comisión Número 3, acerca del informe presentado sobre la valoración de la Política de Cuadros del Partido, la Unión de Jóvenes Comunistas, las organizaciones de masas, el Estado y el Gobierno, reporta el diario Granma.

El miembro del Buró Político del Comité Central del Partido detalló, además, que dicha Comisión también discutió y apoyó el contenido del Informe Central expuesto por el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central de nuestro Partido.

Este es un documento «histórico y programático», que constituye guía para «el trabajo del Partido, del Estado, del Gobierno, del sector productivo de bienes y servicios, la administración pública y las organizaciones de masas, contando con la participación del pueblo cubano, en defensa de la Revolución y para afianzar el desarrollo económico y social de la nación».

A las sesiones de trabajo de la Comisión, dijo, asistieron 94 delegados y 22 invitados, y en los debates realizados se produjeron 61 intervenciones.

Posteriormente, al dar lectura al proyecto de Resolución elaborado sobre los resultados del trabajo realizado por la Comisión, el miembro del Secretariado del Comité Central del Partido Abelardo Álvarez Gil, jefe de su Departamento de Organización y Política de Cuadros, destacó que el Informe del 8vo. Congreso planteó que en materia de la Política de Cuadros se ha continuado trabajando en el cumplimiento de los acuerdos de los anteriores eventos, lo cual ha permitido avanzar en la concepción organizativa y la materialización de la política de la renovación paulatina de los cargos decisorios.

De acuerdo con el Informe, señaló además que «se observa un incremento progresivo y sostenido en la promoción de jóvenes, mujeres, negros y mulatos, sobre la base del mérito y las cualidades personales, aunque lo alcanzado es absolutamente insuficiente en lo referido a las principales responsabilidades en el Partido, Estado y Gobierno».

Al propio tiempo, refirió que «persisten debilidades en la aplicación de la Política de Cuadros, que se reflejan en la tendencia al formalismo y la superficialidad de no pocos cuadros que se consideran imprescindibles y no atienden la formación de las reservas. Se pone de manifiesto un escaso vínculo con el pueblo, falta de sensibilidad e incapacidad para movilizar a los colectivos en la solución de los problemas y un débil trabajo hacia los subordinados».

La aplicación de la Política de Cuadros, recoge el proyecto de Resolución, es una «responsabilidad de los jefes y constituye una actividad priorizada e indelegable para los que ejercen la dirección, pues de su labor depende, en gran medida, los resultados que se alcancen. Al Partido le corresponde exigir, controlar y velar por la efectividad en su cumplimiento.

«Es imprescindible elevar en los cuadros la formación de convicciones, reforzando su incondicionalidad y compromiso para cumplir tareas que impliquen sacrificios personales y profesionales».

A partir del profundo análisis realizado por los delegados de la Comisión No. 3, se ratificó la necesidad de que quienes dirigen acrecienten su vínculo con las masas, tengan capacidad de movilizar, argumentar, dialogar y ser resolutivos, al tiempo que eleven la sensibilidad política y humana, la responsabilidad y el uso de la dirección colectiva en función de la solución de los problemas.

Según recoge el texto del proyecto de Resolución, «el enfrentamiento a la corrupción y otras conductas nocivas ha sido una prioridad, al constituir un problema de Seguridad Nacional, ante lo cual se requiere actuar con mayor vigilancia, exigencia y control, adoptando las decisiones necesarias en relación con cualquier manifestación de deterioro y debilidad en el comportamiento ético de los cuadros».

Lo alcanzado ha sido posible, destacó Álvarez Gil,  por la «capacidad de nuestro Partido para enfrentar y superar desafíos, así como por la existencia de un potencial de cuadros y otros trabajadores con cualidades individuales, entre ellos jóvenes con perspectivas de desarrollo y compromiso para cumplir diferentes tareas».

Mención especial requiere el haber contado durante todos estos años, enfatizó, «con la presencia activa y el ejemplo de lealtad y consagración de la generación histórica de la Revolución».

En consecuencia, «considerando el proceso previo de estudio, análisis y consultas que se ha realizado, así como los resultados alcanzados en los debates de la comisión, a partir de los problemas reiteradamente planteados por nuestros líderes históricos en este asunto estratégico y crucial para el destino de la nación», el 8vo. Congreso del Partido  acordó:

Primero: Aprobar el informe sobre la Valoración acerca de la Política de Cuadros del Partido, la Unión de Jóvenes Comunistas, las organizaciones de masas, el Estado y el Gobierno. Papel del Partido para alcanzar resultados superiores.

Segundo: Encargar al Comité Central del Partido Comunista de Cuba la aprobación de una Estrategia para atender diferenciadamente la Política de Cuadros en las condiciones actuales de la sociedad cubana, la que tendrá como propósitos fundamentales:

  • Consolidar el papel que le corresponde desempeñar a los organismos de dirección y organizaciones de base del Partido, en la correcta aplicación de la Política de Cuadros, exigiendo mayor responsabilidad de los jefes en este vital asunto.
  • Gestionar con eficacia los procesos de selección y desarrollo de los cuadros, las reservas y canteras, con prioridad en el trabajo con los jóvenes. Aplicar un Modelo que permita atender, de manera diferenciada, la preparación y tránsito, por diferentes responsabilidades, de los compañeros que muestren las mayores perspectivas para ocupar los principales cargos de la nación.
  • Incrementar la intransigencia frente a la corrupción, el delito, las violaciones e indisciplinas.
  • Implementar un Programa de Investigación sobre la actividad de dirección y el trabajo con los cuadros.
  • Articular un sistema único para la preparación y superación de los cuadros y reservas.
  • Establecer una política dirigida a reforzar la imagen social de los cuadros, su atención y estimulación.

Durante el debate generado en el Plenario del Palacio de Convenciones sobre la Comisión No. 3 la delegada Susely Morfa González consideró que por más de un año se realizó un fuerte trabajo para construir de manera colectiva el documento presentado al Congreso que es, dijo, robusto, integral y crítico sobre lo que aún falta por hacer en el tema de la Política de Cuadros.

Habló de la responsabilidad de los núcleos del Partido en la atención a los jóvenes, a los cuales hay que darles tareas que ayuden en su preparación. Asimismo, insistió en que los militantes del Partido no pueden permitir que se ubiquen a personas sin las cualidades necesarias al frente de los cargos. Eso hay que combatirlo con valentía y firmeza.

Por su parte, Zaida Correa Gutiérrez, delegada por Santiago de Cuba, se refirió a que los cuadros del Partido deben empezar siendo secretarios generales de los núcleos, que es donde verdaderamente se impulsa a la Organización y se decide la vida de los centros laborales.

Igualmente, resaltó el papel de las Escuelas del Partido en la preparación de los cuadros, con énfasis en el estudio de la historia nacional.

También Yudalys Rodríguez Castro, delegada por Pinar del Río, intervino en la sesión, donde consideró que el 8vo. Congreso es un alto en el camino en lo concerniente a la Política de Cuadros, un momento, destacó, para la reflexión de todos los que asumimos responsabilidades. Tenemos que hacer las cosas bien, con el corazón, con compromiso, y con la responsabilidad que encierra la palabra cuadro; estar conscientes del momento histórico que nos ha tocado vivir.

En medio de nuestra cotidianidad, de tantas tareas en los municipios, enfatizó, no podemos olvidarnos de seleccionar y captar a las personas con cualidades para ser cuadros. Eso también hay que planificarlo para tener buenos resultados. (YDG)

0 0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Custom HTML