Producción agropecuaria: Elementos claves sobre los créditos bancarios y los seguros (Audio, Infografía)

Hay que precisar acerca de la importancia de los seguros entre los campesinos.
Hay que precisar acerca de la importancia de los seguros entre los campesinos. Foto.MR

La Habana: Como parte de las nuevas medidas anunciadas por el gobierno cubano para estimular la producción agropecuaria, diversas son las disposiciones relacionadas a la banca, los créditos y los seguros. Para ampliar sobre estos temas, comparecieron en la Mesa Redonda directivos del Banco Central de Cuba, el Banco de Crédito y Comercio y la OSDE Caudal.

Al iniciar su intervención en el programa radio-televisivo, Francisco Mayobre Lence, Vicepresidente Primero del Banco Central de Cuba recordó que el banco siempre ha apoyado el desarrollo agrícola en el país, incluyendo el tratamiento diferenciado ante el impacto de las situaciones meteorológicas.

De igual forma comentó que en el año 2011 se actualizó la política crediticia en el país para las personas naturales, trabajadores por cuenta propia, así como los agricultores pequeños.

“El crédito siempre se otorga a partir de análisis de riesgo, por lo que se considera el anticipo de un ingreso futuro que tiene que ser demostrado por la persona que reciba el crédito a través de documentos. Estos incluyen los gastos en que se va incurrir y los ingresos futuros que se van a obtener”.

Detalló que para el año 2016 se crea un fondo de desarrollo con recursos presupuestarios con destino a financiar una parte de los gastos de producciones que eran de interés prioritario para el país.

“Abarca cultivos varios, la ganadería vacuna, la bufalina y la avícola. Estos tratamientos además de ser en largos periodos de tiempo se ofrecen con bajas tasas de interés”.

Francisco Mayobre Lence, Vicepresidente Primero del Banco Central de Cuba. Foto: MR

Desde la constitución de dicho fondo hasta la fecha se han otorgado más de 81 000 créditos por un monto de 8 mil millones de pesos con un beneficio para los productores de 650 millones.

“Solamente el año pasado, el financiamiento a la actividad agropecuaria en el sistema bancario cubano representó el 31% de los créditos que se dieron, lo que evidencia la fuerte presencia de este sector en la banca. En el caso del Banco de Crédito y Comercio representa casi el 80% de la cartera”, agregó.

Al valorar el impacto de la Tarea Ordenamiento en la política crediticia, el Vicepresidente Primero del Banco Central de Cuba, sostuvo que se apreció un incremento en los montos solicitados. “Al no corresponderse los ingresos esperados a los gastos algunos productores mostraron inconformidades”.

Ante esta situación, el especialista reconoció que se aplicaron de manera tardía en el sector agropecuario el llamado crédito puente, lo que provocó varias quejas que fueron recogidas por los directivos del gobierno durante los recorridos por el país.

“Las principales críticas se concentraron en los montos de financiamiento, el periodo de amortización de los créditos y la necesidad de una atención diferenciada en los bancos”.

En este sentido, enumeró algunas medidas inmediatas del sistema bancario para potenciar la producción de alimentos:

  • Ampliación de beneficios en los créditos bancarios (Tasa de interés, Período de Gracia, Plazos de Amortización)
  • Flexibilizar garantías.
  • Bancarización.
  • Acelerar el inicio de la Banca de Fomento y Desarrollo.

Enfatizó además que se mantiene el principio del otorgamiento de créditos a partir del análisis de riesgo, por lo tanto, aquellas producciones cuyos gastos sean mayores que los ingresos que se van a obtener no se van a poder financiar.

Igualmente, se incorporarán al fondo de desarrollo financiado por el presupuesto del estado las producciones de tomate, soya, cerdo y ganado menor.

También los usufructuarios que se inician en las labores agropecuarias recibirán el beneficio de una tasa de interés del 3% en todos los financiamientos bancarios a los que accedan en los dos primeros años del contrato de usufructo.

En el caso de las garantías, Mayobre resaltó que “los bancos tienen que asumir más riesgos. Los bancos tienen que asumir como mínimo el 25% de los créditos que se otorgan, por lo que pueden pedir garantías hasta un 75%. Si hay productores que tiene una mejor situación no tienen que pedirle necesariamente un 75%”, dijo.

Igualmente se mantiene que si el productor no tiene atrasos con el banco se le puede mantener el estatus de “no solicitarle garantías”.

Como novedad, expresó el directivo, está que los usufructuarios que se han desmovilizado del servicio militar podrán acceder a los créditos sin necesidad de otorgarle garantías.

“Se reactivan que las cooperativas con sus recursos pueden crear fondos para que sirvan de respaldo a sus socios”.

Otro cambio importante es que los fiadores solo se tendrán en cuenta cuando los interesados los presentan, por lo tanto, ya no constituye una exigencia como hasta el momento.

En el caso de la bancarización, el especialista sostuvo que se dan pasos para disminuir el efectivo circulante y que a través de las plataformas de pago se pueden hacer además pagos de servicios y proveedores. “Hay que buscar alternativas para que los productores vengan al banco y pasen los inconvenientes que conocemos”.

Finalmente aclaró las diferencias entre la banca agrícola y la banca de fomento. Sobre esta última sostuvo que, generalmente está relacionada a recursos del estado destinados a producciones y fines específicos. “Al ser recursos del estado y no parten de los pasivos que tienen los bancos se pueden financiar en largos periodos y con bajas tasas de interés”.

Dijo además que la banca de fomento se va a nutrir del presupuesto del estado y para producciones que estratégicamente el estado quiera financiar.

¿Cómo, cuándo y dónde solicitar un crédito?

En otro momento de la Mesa Redonda, Leysii Perera León, Vicepresidenta de Banco de Crédito y Comercio (BANDEC) ante las inquietudes de la población sobre los documentos a solicitar para pedir créditos bancarios dijo que solo eran los siguientes.

  • Modelo de solicitud de crédito establecido para este fin.
  • Solicitud de póliza de seguro.
  • Ficha de costo (ante los cambios de la tarea ordenamiento lo que se solicita son los gastos necesarios)
  • Contrato de comercialización.
  • Cualquier otro documento considerado necesario para respaldar la solicitud por la institución financiera.

Los productores agropecuarios deben presentar a las sucursales sus necesidades de financiamiento para operaciones corrientes de su producción, con los argumentos que las definan. La base de cálculo para ello es la siguiente:

Área*rendimiento*precio promedio = ingresos (valor de la producción) (valor de la producción – descuentos) *80% = máximo disponibles beneficios a productores agropecuarios

“Teniendo la situación económica los rendimientos históricos no se tomarán siempre en cuenta y por tanto debemos ser más flexibles. No hay límites, el tope de los créditos lo pone la capacidad de reembolso de esa producción”.

Dijo además que no existe una facultad lineal. Esta se puede establecer por territorios, por tipo de producción y de clientes.

Ante la baja incidencia de solicitudes de créditos, la funcionaria afirmó que había que ir a una ofensiva, a pesar de que hoy las oficinas bancarias estén prácticamente congestionadas. “Se ha trabajado con el sector empresarial para buscar otros espacios para que puedan asistir los analizadores y poder atender a los productores, en la actualidad hay solo hay 89 oficinas de este tipo”.

En el caso del fomento agrícola se realizarán desde las mismas oficinas de la sucursal bancaria y con los mismos analizadores, “y por tanto vamos a tener que multiplicarnos. Tenemos que tejer alianzas con los gobiernos locales”, concluyó.

Existe baja percepción entre los campesinos sobre la importancia de los seguros

Según comentó Roberto Vázquez Hernández, Presidente de la OSDE Caudal del Ministerio de Finanzas y Precios, la aprobación de la política de seguros en el país estuvo antecedida por otro grupo de medidas encaminadas a ordenar esta actividad. Entre ellas mencionó el Decreto-Ley 177/97 sobre el Ordenamiento del seguro y Decreto-Ley 263/2008 sobre los contratos.

Como parte del trabajo de las dos aseguradores que integran la OSDE Caudal, el directivo mencionó que dos mil agentes naturales y 1750 personas jurídicas se encuentran de forma directa vinculadas a la venta de seguros. Con ellos se trabaja para fortalecer la red existente y prepararlos para enfrentar las nuevas tareas que se avecinan a partir de las medidas anunciadas por el país para fomentar el sector agrícola.

Vázquez Hernández comentó que aun existe baja percepción entre los campesinos sobre la importancia de los seguros. En tal sentido, dijo que solo el 25 por ciento del sector se encuentra asegurado, una cantidad todavía insuficiente. Para elevarla existe una estrategia comunicaciones que debe incrementarse en los próximos días.

“El seguro del sector agrícola es altamente siniestrado y no cuenta con respaldo de Reaseguro internacional, por lo que la ESEN asume toda la responsabilidad financiera ante los compromisos contraídos con los asegurados en la pólizas de seguros”, explicó.

Antes de concluir su intervención, el Presidente de la OSDE Caudal del Ministerio de Finanzas y Precios resaltó que el objetivo de la entidad es acompañar las medidas del país en función del desarrollo. A su vez, también buscan lograr que exista una masividad en la contratación de seguros y acompañar al sector agropecuario en función de su crecimiento.

0 0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Custom HTML