Moralitos, Gómez y Maceo juntos en el combate

Fue también la última vez que ambos jefes coincidieron en una misma acción combativa. Foto: Mayabequeando

La única vez que combatieron juntos el General en Jefe Máximo Gómez y el lugarteniente General del Ejército Libertador, Antonio Maceo Grajales, en la otrora provincia La Habana, fue un día como hoy del año 1896.

El general Gómez al pasar por las cercanías de Moralitos y cruzar la carretera de San José de las Lajas encontró ocupado el camino por los batallones españoles. Inmediatamente comenzó un fuerte tiroteo. Al combate llega el general Maceo con su estado mayor y su escolta. El resto de su escuadra no participó completamente en el combate pues venía rezagada desde Jaruco.

Según la historiografía hispana allí se verificó una victoria de las armas peninsulares. Las huestes cubanas debieron de vérselas aquel día dentro de un terrible anillo de fuego de numerosas columnas que ocuparon puntos estratégicos en poblados vecinos y de otras que les seguían el rastro, todos los caminos estaban llenos de soldados.

Los independentistas remontaron el momento crítico. De tal suerte, no puede atribuírsele un resultado airoso al mando español. El investigador y escritor cubano Omar Felipe Mauri Sierra, recordó sin embargo la naturaleza cruenta del choque, que según varias fuentes provocó más de cien bajas entre muertos y heridos en las fuerzas mambisas.

El autor del libro Juan Delgado: un relámpago a caballo y de numerosos artículos históricos, significó que tras el combate sangriento en Moralitos el 19 de febrero de 1896, el Mayor General Antonio Maceo Grajales libró una veintena de enfrentamientos importantes en unos 30 días en la antigua provincia de La Habana, antes de internarse nuevamente en Pinar del Río.

Omar Felipe Mauri Sierra sostuvo que a la vera del tiempo, trascendieron numerosas leyendas sobre esa importante acción, ahora en la jurisdicción de Mayabeque, en buena medida vivas en la tradición oral de la comarca.

Al mencionar la famosa reunión de Gómez y Maceo en la finca Soto, cerca del poblado de El Perú, casi a medio camino entre Jaruco y San José de las Lajas, el reconocido poeta y ensayista cubano afirmó que estamos urgidos de señalar sitios de sucesos capitales de la historia de Cuba, para que las comunidades se sientan acreedoras de la gloria vivida. (IVP)

0 0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Custom HTML