Una fecha para recordar

Día de los Mártires en Cuba.
Día de los Mártires en Cuba. Foto: Ecured.

A cada instante recordamos a quienes dieron sus vidas por la Revolución Cubana; pero es el 30 de julio en especial la fecha designada para honrar la memoria de todos los Mártires. Su entrega noble y desinteresada hizo posible la realización de los sueños presentes.

Cada Patria está hecha de la sangre de sus hijos y los hijos restantes tienen el deber de proteger el legado que dejaron quienes murieron de manera prematura, llenos de sueños, dispuestos a entregar más y con el corazón henchido de ideales y sentimientos nobles.

Cuba inmortaliza cada día a los Mártires de la Revolución.  Pero, especialmente el 30 de julio, como tributo permanente de recordación a un héroe que pasó a la eternidad con solo 22 años, allá en su natal Santiago, haciendo frente a los proyectiles que agujerearon su piel, mas, no sus ideas.

Frank País García era su nombre. La clandestinidad lo conoció como David, el jefe de acción y sabotaje del Movimiento 26 de julio y artífice indiscutible del levantamiento del 30 de noviembre, en apoyo a los expedicionarios del yate Granma.

Su muerte junto a Raúl Pujols Arencibia fue un crimen abominable; pero llenó de honores y simbolismo al santiaguero Callejón del Muro, un lugar que se repleta de flores, brazaletes y banderas.

Ese día, y los posteriores, su ciudad se vistió de luto. Había muerto Frank País. El pueblo hizo de su dolor una muralla indetenible. Ni siquiera la tiranía batistiana pudo impedir el homenaje al valeroso muchacho. Cuando supo de su muerte, el líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, dijo: ¡Qué monstruos, no saben la inteligencia, el carácter, la integridad que han asesinado!…”

Apenas seis meses después del enero de victorias, el 26 de julio de 1959, se realizó una reunión extraordinaria del Consejo de Ministros, en el Cuartel Moncada y ese día quedó aprobada una trascendente decisión que perdura hasta hoy: declarar el 30 de julio de cada año como “Día de todos los mártires de la Revolución cubana”.

La propuesta fue hecha por Pedro Miret Prieto, Ministro de Agricultura, y resumía el dolor del pueblo por tantas vidas que se perdieron hasta alcanzar la verdadera soberanía.

Los adolescentes y jóvenes de la Generación del Centenario tuvieron otras cosas en qué ocuparse. En medio de un ambiente hostil y corrupto, las posibilidades de estudio resultaban escasas y, a la par con ellas, las de obtener un trabajo digno. Eso explica por qué aquellos jóvenes parecían en las fotos tener mayor edad.

El compromiso con la Patria les hizo madurar temprano y poco tiempo tuvieron a su alcance para disfrutar, a pesar de que fueron como todos los seres humanos, soñadores y con proyectos de vida.

En julio de 1959 el propio Fidel explicó el porqué del 30 de julio como Día de los Mártires de la Revolución. Reunido en Santiago de Cuba con familiares de los caídos por la Patria, dijo el líder de la Revolución Cubana que “…es lógico que el 30 de julio se venga a conmemorar a Santiago de Cuba…porque el Día de los Mártires es también el día de la ciudad mártir de Cuba, de la ciudad que a lo largo de la historia, desde la lucha por la independencia, ha demostrado la más extraordinaria dote de patriotismo, la ciudad entusiasta, la ciudad que ha estado a la cabeza, junto con las demás ciudades de la provincia”. (BSH)

0 0 0
Redacción digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Custom HTML