Orden made in USA para bloquear a millones en Cuba

Administraciones sucesivas mantuvieron y agudizaron el bloqueo. Foto: Prensa Latina

La Habana, Cuba: La orden ejecutiva 3447 de Estados Unidos oficializó un día como hoy de 1962 el Bloqueo contra Cuba, tras la expulsión de la Isla de la Organización de Estados Americanos y durante la Operación Mangosta.

Investigaciones históricas refieren que el entonces presidente John F. Kennedy formalizó con su firma una medida que, en los hechos, regía al menos desde el 4 de septiembre de 1961, cuando el Congreso autorizó el cese de todo comercio con la mayor de las Antillas.

El acto agudizó la política hostil del gobierno norteño contra la Revolución triunfante en 1959, que ya había enfrentado la coerción económica y la ruptura por parte de Washington de las relaciones diplomáticas el 3 de enero de 1961.

En ese contexto, otras acciones aprobadas por la Casa Blanca fueron la invasión de Playa Girón, en abril de 196, que terminó en derrota y la puesta en marcha de la denominada Operación Mangosta en noviembre de 1961, programa subversivo con más de cinco mil acciones de sabotaje y actos terroristas contra Cuba en los meses siguientes.

Además, el 31 de enero de 1962, tres días antes de formalizar el bloqueo, Washington propició que la Organización de Estados Americanos expulsara a Cuba del organismo y los gobiernos de América Latina, excepto México, rompieran relaciones con la isla.

De hecho, exactamente un día después de la firma de la proclama 3447, alrededor de un millón de cubanos aprobaron con vítores y aplausos la Segunda Declaración de La Habana, leída por el líder histórico Fidel Castro y en la cual se denuncia ese carácter injerencista del imperialismo norteamericano.

Administraciones sucesivas de republicanos y demócratas mantuvieron y agudizaron el bloqueo e insistieron en limitarlo a una cuestión bilateral bajo el calificativo de embargo.

La doctora en ciencias jurídicas Seida Barrera enfatizó en que actualmente el núcleo de esta política lo conforman varias leyes, como las Torricelli (1992) y Helms-Burton (1996), que solo el Congreso estadounidense puede eliminar.

En estas legislaciones se evidencia además el carácter extraterritorial de un mecanismo que sanciona a terceros países o compañías que comercializan con la nación caribeña.

Según el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, por primera vez en casi seis décadas las afectaciones por el bloqueo superaron los cinco mil millones de dólares en un año.

De hecho, especialistas coinciden en que la administración anterior de Donald Trump dejó cifras inéditas de daños por esa política punitiva contra Cuba, recrudecida durante la pandemia de la Covid-19.

Líderes, políticos y estudiosos del tema afirmaron que ello complica cualquier esfuerzo del actual mandatario, Joe Biden, para reanudar el acercamiento bilateral iniciado a fines de 2014 por ambos países.

Por otro lado, la comunidad internacional ha exigido en varias ocasiones el cese del bloqueo e incluso, representantes de diferentes sectores de Estados Unidos pidieron el fin de estas acciones coercitivas.

Hace más de 20 años las Naciones Unidas votan por el fin de esa política y a fines de 2019, el respaldo mundial alcanzó 187 votos a favor, tres en contra y dos abstenciones. (IVP)

0 0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Custom HTML