Chaviano, identidad de Mayabeque

Chaviano, identidad de Mayabeque.
Chaviano, identidad de Mayabeque. Foto: Archivo.

Mayabeque, Cuba: Este 20 de mayo, Felipe Chaviano Cruz hubiera cumplido 74 años y pensemos que, de estar vivo, todavía estaría activo en las carreras de fondo.

Con su desaparición física el 23 de septiembre de 2017, a causa de un infarto cardiaco, perdimos a uno de los más sólidos maratonistas del país, con una hoja de servicios tan fecunda como impresionante.

Aunque nació en San Antonio de los Baños, Artemisa, desarrolló toda su vida deportiva en San José de las Lajas. Fue un corredor de esos que llaman “incombustibles”, con notables resultados en todas las distancias del largo aliento.

Estuvo presente en alrededor de mil contiendas atléticas y logró exhibir en sus vitrinas los más encumbrados y codiciados reconocimientos.

Chaviano fue fundador del Maratón Internacional de La Habana (Marabana) y uno de los pocos fondistas de la Isla, participantes en treinta ediciones, también prestigió a otras como el Maratón Internacional de Varadero, la Media Maratón 26 de Julio, en San Antonio de los Baños; el Maratón 4 de Abril, en Pinar del Río, la Carrera Adelante, la Media Maratón Energicuba; la Carrera por Mandela, los rodajes por el Día Olímpico y los Comités de Defensa de la Revolución; la Copa Cuba, el Memorial Barrientos y cuanto evento callejero se le cruzara en el camino.

Mención aparte a la Media Maratón Ideal Olímpico de Mayabeque. Chaviano se convirtió en la figura más emblemática de esa justa, por su amplio palmarés y por ser un atleta local. Era una fiesta verlo llegar a la meta después de vencer los agotadores 21 kilómetros y recibir la ovación de todos los presentes.

Físicamente, pequeño de estatura y extremadamente delgado, tenía una técnica impresionante para avanzar y devorar las distancias

Desde hace cuatro años en su terruño de San José de las Lajas, le rinden homenaje con La Carrera – Caminata Popular Felipe Chaviano In Memoriam, esta vez la pandemia del coronavirus impidió que las calles lajeras volvieran a colmarse de andarines, pero desde casa, de manera virtual, el Club Corre por la Vida y sus compañeros de siempre, le acompañaron. (YDG)

0 0 0
Wilber Pastrana Pereira

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Custom HTML