Prevenir es mejor que lamentar

No bajar la percepción de riesgo ante la Covid-19.
No bajar la percepción de riesgo ante la Covid-19. Foto: Archivo.

Mucho se habla del cuidado y la prevención en las calles o centros de trabajo ante la presencia del nuevo coronavirus, pero no siempre nos detenemos a pensar que ese mismo cuidado y prevención lo tenemos que tener en cuenta en nuestros hogares.

Por lo general llegamos a casa cansados de la mascarilla y desde que entramos la primera reacción es quitarla del rostro, respirar aire sin intermediario y en ocasiones la dejamos tirada en algún lugar donde se colocan objetos de uso familiar.

No debemos olvidar que en el domicilio se encuentran los familiares que más debemos proteger, hablo de los niños, ancianos y personas vulnerables.

Otro elemento importante es no ser demasiados confiados en términos de salud, ya que algunos individuos presentan sintomatologías, prefieren esperar a ver qué sucede y esto no siempre resulta de manera satisfactoria.

Aunque no esté seguro si es Covid-19, lo más sensato es permanecer separado del resto de la familia y el uso del nasobuco es obligatorio para evitar un evento intradomiciliario.

Es adecuado usar sus propios platos, vasos, tazas y utensilios para comer  y no compartirlo con las personas que convive, después de usarlos lavarlos con detergente o agua jabonosa muy caliente.

Al llegar del trabajo cámbiese de ropa, desinféctese las manos y lave el nasobuco para eliminar toda posibilidad de que el virus entre en su hogar. (BSH)  

0 0 0
Jorge Luis Lazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Custom HTML