Cómo hacer pizza casera

Receta casera de pizza. Foto: Archivo.

Antes de empezar con la receta de pizza casera fácil resulta fundamental hacer una pequeña aclaración sobre la harina. Para realizar este tipo de masas, la harina más recomendada es la de fuerza, puesto que al contener un mayor porcentaje de gluten el resultado será una masa de pizza casera mucho más esponjosa.

En los países de América Latina, sobre todo, este tipo de harina es conocido como harina 00. Ahora bien, si quieres hacer pizza casera sin gluten, consulta esta otra receta.

Ahora sí, ¡empezamos la receta de pizza casera! Para ello, lo primero que vamos a hacer es mezclar en un recipiente el agua templada con la levadura fresca. Para elaborar una masa de pizza casera fácilmente puedes utilizar este tipo de levadura o hacer una masa de pizza con levadura seca, ambas son válidas. En el caso de que prefieras la seca, deberás mezclarla con la harina y si, por el contrario, prefieres la fresca, es fundamental mezclarla con agua tibia. La levadura fresca es aquella que se vende en bloque y se tiene que conservar en el frigorífico.

En general, unos 30 gramos de levadura fresca equivalen a unos 10 gramos de levadura seca, tenlo en cuenta por si quieres usar una levadura diferente a la de esta receta de pizza italiana.

Cuando hayas mezclado la levadura con el agua, agrega las dos cucharadas de aceite. Mezcla bien para que se integren todos los ingredientes para la pizza.

Antes de que la preparación se enfríe, echa en un bol amplio la harina de fuerza y la sal, acomódalas en forma de volcán. Vierte la mezcla anterior en el centro.

Ahora es cuando tienes que comenzar a amasar bien hasta que notes que la masa de pizza casera deja de pegarse en tus manos y puedes manejarla sin problemas.

Cuando tengas la masa de pizza esponjosa lista, deberás darle forma de tubo largo y cortarla en 4 particiones. Después, haz una bola con cada partición y tápalas con un trapo limpio y seco. Deberás dejarlas reposar durante 45 minutos. Verás que, poco a poco, empiezan a elevarse hasta duplicar su volumen. Cada bola de masa te servirá para hacer una pizza casera normal.

Pasado el tiempo correspondiente, espolvorea un poco de harina sobre una mesa para preparar la pizza casera, coge una de las bolas y colócala sobre ella. Ahora deberás extenderla con tus manos estirando desde el centro hacia los costados, dándole forma circular. Si dispones de rodillo también puedes utilizarlo para que quede más fina la masa. Una vez estirada, ya puedes añadir la salsa para pizza casera y los ingredientes para pizza que prefieras. Puedes usar esta deliciosa receta casera de salsa de tomate y cebolla para pizza.

0 0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Custom HTML