Raúl Castro siempre al servicio de la Revolución

Raúl Castro y su impronta revolucionaria. Foto: Sitio Oficial del Partido Comunista Cuba.

Cuarto de los siete hijos del matrimonio formado por Ángel Castro Argiz ─un campesino pobre del norte de Galicia, España, que devino dueño de 900 hectáreas de tierra─ y de Lina Ruz González ─hija de campesinos pobres de Pinar del Río, quienes huyendo de la miseria se asentaron en la región oriental─ Raúl nació el 3 de junio de 1931 en la aldea de Birán, entonces provincia de Oriente (actualmente perteneciente a la provincia de Holguín).

Estudió en los colegios de los jesuitas, primero en Santiago de Cuba y luego en La Habana, en cuya universidad empezó la carrera de Administración en la Facultad de Derecho. No terminó debido a sus actividades políticas.

En sus años de estudiante universitario mantuvo una activa participación en las luchas estudiantiles contra el corrupto gobierno de Carlos Prío Socarrás y la tiranía batistiana, a la que se enfrentó desde los primeros momentos, interviniendo en el Congreso Martiano en Defensa de los Derechos de la Juventud y en la Marcha de las Antorchas con la que se rindió homenaje al Apóstol en su centenario, publica el sitio oficial del Partido Comunista de Cuba.

En febrero de 1953 participó en la Conferencia Internacional sobre los Derechos de la Juventud celebrada en Viena, y al concluir el evento viajó a Rumanía para intervenir en la reunión del Comité Internacional Preparatorio del IV Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, y a Checoslovaquia. 

A su regreso a la patria, en junio de ese año, fue arrestado bajo la acusación de introducir propaganda comunista en el país, y estando en la cárcel, donde sufrió maltratos por parte de las autoridades, ingresó a la Juventud Socialista, organización de orientación comunista.

Participó en los hechos del Cuartel Moncada al frente de un grupo de hombres que tomó el Palacio de Justicia, en apoyo a la acción principal de asalto a la fortaleza, dirigida por Fidel.

Condenado a 13 años de prisión, estuvo en el presidio de Isla de Pinos hasta el 15 de mayo de 1955, cuando gracias a la movilización popular fue decretada la amnistía política y, obligado por la persecución de la tiranía, salió de Cuba rumbo a México.

Allí se integró con el grado de capitán  a los 82 expedicionarios del yate Granma. Participó en toda la campaña guerrillera, fue ascendido a Comandante y abrió el II Frente Oriental “Frank País”, en el que se preocupó grandemente por el aspecto político y la formación de los combatientes. Bajo su dirección construyeron y operaron más de 400 escuelas, instalaron 20 hospitales, y efectuaron dos congresos, uno campesino y otro obrero.

Tras el triunfo de la Revolución cubana en 1959, Raúl Castro fue designado Ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), cargo que ocupó hasta febrero de 2008. Eso lo condujo a realizar complejos y esforzados estudios en el ámbito militar y ser conocedor profundo de la sociedad cubana y del proceso revolucionario.

Desde esa responsabilidad y con el grado de General de Ejército, tiene una participación decisiva junto a Fidel en la puesta en práctica de la concepción de guerra de todo el pueblo, cuyo núcleo esencial es el carácter defensivo de las acciones y la resistencia popular generalizada como vía de enfrentar una agresión militar extranjera, y el apoyo de los movimientos de liberación a la derrota del apartheid en África.

Viceprimer Ministro del Gobierno Revolucionario y, al crearse el Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros (1972), primer viceprimer Ministro. En 1976 fue elegido diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular y designado primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros. Fue miembro de la Dirección Nacional de las Organizaciones Revolucionarias Integradas (ORI) y después del Partido Unido de la Revolución Socialista de Cuba (PURSC).

En 1965, al constituirse el Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC), fue designado Segundo Secretario y miembro de su Buró Político, cargos en los que fue ratificado del primero al sexto Congreso del PCC. Ha recibido numerosas condecoraciones, entre las cuales se halla el Título Honorífico de Héroe de la República de Cuba.

Este hombre excepcional, que lleva por segundo nombre Modesto, como si desde que así fuera inscrito se anunciara uno de los más evidentes rasgos de su personalidad, asumió la dirección del país en 2006 al enfermar Fidel. Fue electo para la presidencia de los Consejos de Estado y de Ministros desde 2008 hasta 2018.

Presidió la Comisión encargada de la elaboración de la nueva Constitución de la República de Cuba. En el VI Congreso del Partido (2011) asumió el cargo de Primer Secretario del PCC, tarea continuada hasta el VIII Congreso, celebrado en abril de 2021, cuando la dirección histórica de la Revolución dio paso a una nueva generación de dirigentes nacidos después del triunfo del Primero de enero de 1959.

En el 2013 asumió la presidencia pro tempore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) en la primera Cumbre de la Organización, y durante la celebración de la II Cumbre, celebrada enLa Habana el 29 de enero de 2014, proclamó a América Latina y elCaribe como zona de paz, siendo este uno de los acuerdos más emblemáticos de los adoptados por los miembros del organismo de integración regional.

Como los demás dirigentes de la Revolución Cubana, vivió los tensos días de la invasión de Playa Girón por parte de fuerzas mercenarias apoyadas por Estados Unidos, la Crisis de Octubre, los atentados terroristas y agresiones de todo tipo, y asumió las tareas por la construcción de una nueva sociedad en una isla cercada.

El proceso revolucionario latinoamericano; la solidaridad con pueblos y gobiernos progresistas en Asia, África y América Latina; y la batalla final por la recuperación de los Cinco Héroes prisioneros en las mazmorras del Imperio, forman parte de una extensa historia al servicio de las mejores causas de la humanidad.

No se puede analizar la trayectoria de Raúl Castro y explicar los altos cargos que llegó a ocupar, sin considerar su vidacomo guerrillero y militante político, así como sus características personales en las que sobresalen su sentido del humor, lealtad a los principios y proverbial humanismo.

Cuando Raúl fue electo Segundo Secretario del Partido Comunista de Cuba en el 1er. Congreso del PCC, Fidel expresó: “En el caso del compañero Raúl, en realidad es para mí un privilegio que, además de un extraordinario cuadro revolucionario, sea un hermano. Esos méritos los ganó en la lucha y desde los primeros tiempos […] Lo digo y lo recalco, porque es necesario expresar hasta qué punto en nuestra Revolución el criterio que se impone y se impondrá siempre es el mérito, y jamás ninguna consideración de tipo de amistad o de familia”.

Al cumplirse el 90 aniversario de su nacimiento, cada uno de estos episodios será evocado prolijamente; y de todos brotará una misma lección: la suya ha sido una vida dedicada a la liberación de los pueblos, la lucha por la justicia social y la solidaridad internacionalista, lo cual constituye un ejemplo para las generaciones venideras. En el contexto del 8vo. Congreso del PCC rechazó ocupar cualquier puesto de dirección, pero no renunció ni renunciará jamás a continuar siendo militante del Partido Comunista de Cuba y combatiente de primera línea de la Revolución Cubana. (BSH)

0 0 0
Redacción digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Custom HTML