Un himno, símbolo de una nación

Provincial 6 Un himno, símbolo de una nación An Anthem, Symbol of a Nation Alejandro Rodriguez Fernandez I was there, I visited the church rebuilt after the burning of Bayamo, the same church where the hymn that would eventually become the symbol of our nation was for the first time sang. On October 20, 1868, Perucho Figueredo, put melody to the independence feat and music to the machete charges carried out by our mambises. That day, Perucho left a mark on the history of the nation, becoming the Day of Cuban Culture. Since August 22, 1980, in a meeting of the Council of Minister, the date was established to celebrate the annual commemoration of the emergence of Cuban culture. Every October 20, our country becomes a party from Maisí to Cabo de San Antonio. We evoke a hymn that taught us from a very young age not to fear a glorious death, because to die for the homeland is to live, not to bow down to anyone and break the chains, especially those of ignorance. Culture is not only art, but everything that has to do with social life; it is a creator of values and ethics; that is why every October 20, through artistic manifestations, we celebrate freedom, the essence of Cuban roots. Caption: Culture creates values and ethics. Photo: Archive. Culture creates values and ethics. Photo: Archive.

Yo estuve allí, visité la iglesia reconstruida después de la quema de Bayamo, esa misma donde entonaron por primera vez el himno, que se convertiría con el paso del tiempo en el símbolo de nuestra nación.

El 20 de octubre de 1868, Perucho Figueredo, le ponía melodía a la gesta independentista y música a las cargas al machete realizada por nuestros mambises. Aquel día, Perucho dejaba una huella en la historia de la nación, convirtiéndose en el Día de la Cultura Cubana.

Desde el 22 de agosto de 1980, en reunión del Consejo de Ministros, se instauró la fecha para celebrar la conmemoración anualmente del surgimiento de la cultura cubana.

Cada día 20 de octubre, nuestro país se convierte en una fiesta desde la punta de Maisí hasta el Cabo de San Antonio.

Evocamos un himno que nos enseñó desde muy pequeños a no temer a una muerte gloriosa, pues morir por la patria es vivir, a no doblegarnos ante nadie y romper las cadenas, sobre todo las de la ignorancia.

La cultura no es solo arte, sino todo lo que tiene que ver con la vida social, es creadora de valores y de ética, por eso cada 20 de octubre, a través de las manifestaciones artísticas, festejamos la libertad, la esencia de las raíces cubanas. (IVP)

0 0 0
Alejandro Rodríguez Fernández

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Custom HTML