Amadeo Roldán, ícono de la cultura cubana

Amadeo Roldán, ícono de la cultura cubana
Amadeo Roldán, ícono de la cultura cubana. Foto de archivo

La profunda  cubanía de Amadeo  Roldán   huele para muchos a misterio si se tiene en cuenta  que nació en Paris,  Francia; proviene de  padre español  y sus estudios  de teoría de la música  y violín  los realizó en el conservatorio de Madrid donde  se graduó en el año 1916.

Sin embargo como él mismo dijo una vez,  la impulsora de su amor por esta manifestación artística, la que acompañó sus primeros pasos en la música fue su madre, de nacionalidad cubana, quien  lo puso en contacto con el piano.

Con solo 16 años compuso una de sus primeras obras, Suite en sol mayor, y un año después recibió el premio Sarasate en la categoría de violín, Este galardón le sirvió para ganar una plaza de violinista en la famosa Orquesta Filarmónica de Madrid y realizar una gira de conciertos por varias ciudades españolas.

Este francés de cuna y cubano por adopción, e incansable  innovador, logró trasladar sus influencias  europeas para mezclarlas  con las raíces culturales  nuestras, cuyo mayor mérito fue crear un sinfonismo nuevo  en la música cubana, a través del protagonismo que siempre  le otorgó a los instrumentos afrocubanos.

Amadeo  Roldán   fue el  iniciador del moderno arte sinfónico en Cuba y  el primer músico cubano que incorporó  este tipo de instrumentos, no como simple acompañamiento, sino como elemento protagónico y constructivo de la obra musical.

Fue el primero en representar gráficamente los ritmos propios de la  percusión con todas sus posibilidades técnicas.

Ahí están para la posteridad obras tan cubanas como Motivos del Son,  basada en poemas de Nicolás Guillen, él enaltece  con gran ingenio  los valores  más legítimos  de la idiosincrasia de los nacidos aquí.

El reconocido compositor, pianista, profesor  y uno de los más importantes representantes de  la creación  musical cubana del  siglo XX, el  profesor Harold Gramatges, expresó sobre Amadeo  Roldán: “Su afán por forjar músicos jóvenes, sin reservas de ninguna índole, con una generosidad abierta siempre, enmarcado en un rigor y una disciplina que garantizaban el resultado de su trabajo, obliga a pensar en el desarrollo que Roldán hubiera continuado imprimiéndole a la música en nuestro medio social; esto hubiera evitado lamentables vacíos, que si bien fueron salvados de diferentes modos, jamás se pudo sustituir la irradiación de su fuerte personalidad”.

Amadeo  Roldán  fue un excelente músico cubano, capaz  de combinar  ritmos afrocubanos  en la música clásica. Lamentablemente murió en La Habana, a los 38 años,  un día como hoy  del año 1939. (YDG)

0 0 0
Olga Lidia Gómez Ramos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Custom HTML