Vivir la nueva normalidad

La nueva normalidad.
La nueva normalidad. Foto: Cubadebate.

Vivir la nueva normalidad con cordura y sensatez se impone para garantizar la salud del pueblo, y a la vez reactivar la actividad económica y social, sobre la base de la estabilidad epidemiológica en el país.

Pero….  cómo se logra esto si no todos son responsables de su comportamiento.

Cómo mantener el control sobre la pandemia si las personas no entienden de una vez y por todas que es necesario cumplir estrictamente las medidas higiénico-sanitarias para no enfermar.

En Mayabeque a partir del establecimiento de este período las personas deben ganar más en sentido de la responsabilidad en colas  en el Coppelia, en mercados, tiendas, panaderías, centros recreativos, y otros sitios donde existe gran afluencia de público y no siempre tienen en cuenta las medidas de precaución frente a la Covid-19.

Ante la interrogante de que si estábamos preparados o no para enfrentar un evento de tal magnitud como el de la Covid-19, la respuesta es segura a mi entender, claro que no y así se demostró cuando a diario imponían multas por el uso incorrecto de la   mascarilla, cuando algunos  no cumplían como es debido la restricción de horarios en el territorio o cuando estaban unos sobre otros en las colas entre otras indisciplinas.

Creo, fue una experiencia amarga a nivel mundial por la cantidad de personas que fallecieron, por los que sufrieron al padecer la enfermedad aun cuando se salvaron, y por la crisis tan grande que generó en todos los países.

Regresar a la nueva normalidad es fortalecer la vigilancia epidemiológica, a partir de nuevos estilos de vida adaptados al contexto epidemiológico actual, no dejar de usar el nasobuco en lugares de gran afluencia de público, ni de desinfectarse las manos o dejar de cumplir con lo establecido para evitar el contagio con la Covid-19.

Es además garantizar un funcionamiento pleno de la actividad económica  en el territorio, y potenciar las producciones en todas las esferas posibles, cumplimiento con normas de conductas que aunque parezcan elementales, son de vital importancia para no enfermar.

Así nos mantendremos en la etapa de nueva normalidad sin grandes incidencias negativas. Sensatez, cordura y autorresponsabilidad diaria favorecerán la salud personal y colectiva.

Son estos códigos de vida para en lo adelante evitar el contagio con la pandemia. (BSH)

0 0 0
Indira La O Herrera

Periodista en Radio Mayabeque

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Custom HTML