13 de marzo de 1957, latente entre los cubanos

Radio Reloj después del asalto.
Radio Reloj después del asalto. Foto. PL

Mayabeque, Cuba: Eran más de las tres de la tarde del 13 de marzo de 1957 y lo que iba siendo una transmisión normal de la emisora Radio Reloj se interrumpió por una voz viva y enérgica estremeciendo a los asiduos oyentes.

José Antonio Echeverría, presidente de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) anunciaba el asalto al Palacio Presidencial, hoy museo de la Revolución, por un grupo de jóvenes del Directorio Revolucionario (DR), un hecho que interrumpió una aparente tranquilidad.

« ¡Pueblo de Cuba! En estos momentos acaba de ser ajusticiado revolucionariamente el dictador Fulgencio Batista. En su propia madriguera del Palacio presidencial, el pueblo de Cuba ha ido a ajustarle cuenta. Y somos nosotros, el Directorio Revolucionario, los que en nombre de la Revolución Cubana ha dado el tiro de gracia a este régimen de oprobio. Cubanos que me escuchan: acaba de ser eliminado…´´

50 jóvenes decididos a finalizar la tiranía impuesta por Fulgencio Batista, cargaron sus fusiles y sin temor a morir por una causa justa, se desplazaron en dos automóviles y en una furgoneta de la empresa Fast Delivery.

El combate entre los esbirros y los jóvenes del DR fue arduo, pero el propósito, ajusticiar a Batista no se pudo alcanzar, pues huyó ante el embate del pueblo aguerrido que en coordinación con la FEU tomaban otras sedes al unísono como la Universidad de La Habana y la Emisora Radio Reloj.

Para José Antonio Echeverría había un objetivo claro, hacerle saber al pueblo cubano que el derrocamiento de la neocolonia estaba a punta de mate. Al ser interrumpido en su transmisión se dirige a la sede de la FEU en la Universidad de La Habana y es interceptado y abatido por la policía.

Las acciones de aquel 13 de marzo de 1957 demostraron la valía de los jóvenes, y el compromiso de la FEU con Fidel, pactado en la Carta de México.

64 años han pasado desde el suceso, y el recuerdo sigue latente en el corazón de los cubanos, como el impacto de las balas en los muros del hoy Museo de la Revolución.

Como dijera el Jefe de Acción del DR, Faure Chomón, después del triunfo de la revolución.

«No fuimos originales en la idea de atacar …Esa idea formaba parte del arsenal táctico de la Revolución y era una idea magnífica, que había obsesionado a más de una generación…Nosotros lo hicimos de verdad, con José Antonio de jefe, y eso fue lo original. Atacar Palacio era un compromiso de la juventud cubana, con la nación.» (adm)

0 0 0
Alejandro Rodríguez Fernández

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Custom HTML